Operación bikini

Llega el verano y como siempre nos acordamos de esos “kilitos” de más que hemos cogido en el invierno. Los publicistas se aprovechan de ello y nos invaden con todo tipo de dietas, de las llamadas “milagro”.

Las dietas milagro ofrecen una pérdida masiva de peso en poco tiempo y sin ningún tipo de esfuerzo. También se caracterizan por eliminar un grupo concreto de alimentos, como la dieta Dukan que elimina los carbohidratos las primeras semanas, o se basan en un sólo alimento, por ejemplo la dieta de la alcachofa o tomate.

Estas dietas están dirigidas para la población en general y no se personalizan para cada individuo. También estas dietas nos dirigen a comprar determinados productos que “solamente” venden ellos y sustituyen comidas, como infusiones drenantes, batidos adelgazantes.

Todo este tipo de dietas a la larga son perjudiciales para la salud ya que la mayoría propone menús demasiado hipocalóricos para la mayoría de las personas, o falta de alguna vitamina o proteínas. Un menú hipocalórico durante muchos días bajará nuestro peso pero será pérdida de líquidos y masa muscular, no de masa grasa.

Por otra parte, está el efecto rebote. Como no nos vemos motivados para estar más de dos o tres semanas con la dieta (que no es personalizada), al abandonarla, volvemos a recuperar los kilos perdidos rápidamente.

Basada-en-la-Pirámide-de-los-Alimentos-para-adultos-sanos-elaborada-por-la-Sociedad-Suiza-de-NutriciónPor todo ello, si queremos perder peso debemos consultar con un especialista que nos adecúe un cambio de hábitos de vida que podamos mantener en el tiempo de forma permanente, tanto alimenticios como en ejercicio físico.

No existen milagros sino una buena alimentación sin carencias acompañada de ejercicio físico, cada uno con sus posibilidades. Si conseguimos cambiar nuestros hábitos, obtendremos resultados  y no tendremos que llegar a realizar la operación bikini tan deseada.

Como ejemplo de buena alimentación podemos hablar del movimiento “realfooding” promovido por el andaluz Carlos Ríos.Considerado un nuevo gurú en el mundo de la alimentación. Carlos aconseja que debemos alejarnos de los ultraprocesados y consumir más comida real.

Los ultraprocesados son alimentos que han sufrido un procesamiento donde se les añade, retira, mezcla, texturiza, etc. Todo esto, hace que la calidad del alimento disminuya y que se traduce en efectos perjudiciales en mayor o menor medida para nuestra salud. Son productos como los refrescos, precocinados, dulces, zumos envasados, lácteos azucarados, etc; en general, los alimentos que estén envueltos en plástico y presentan una mayor disponibilidad y publicidad en nuestro entorno. El 80% de los productos del supermercado son ultraprocesados y la gran mayoría de la población lo desconoce.

La comida real son todos aquellos alimentos mínimamente procesados o cuyo procesamiento industrial o artesanal no haya empeorado la calidad de la composición o interferido negativamente en sus propiedades saludables presentes de manera natural. Es el grupo principal, que hay que consumir a diario y son las verduras, frutas, legumbres, pescados, huevos, etc.

Dentro de la comida real también se encuentran los buenos procesados, que son aquellos con un procesamiento industrial o artesanal beneficioso o inocuo para la calidad del alimento con respecto a sus propiedades saludables. Principalmente son los alimentos reales pero congelados o en conservas.

El “realfooding” al fin y al cabo es un estilo de vida, que te conduce no solo a la buena alimentación, sino también a proteger tu organismo consumiendo propiedades que son necesarias.

Resultado de imagen para every inch of you is perfect from the bottom to the top

Si estas leyendo esto con la esperanza de perfeccionar tu figura para el verano, entonces toma nota de este consejo: cambia tus hábitos, comienza a hacer deporte y decide qué estilo de vida quieres tener; pero sobre todo acéptate tal y como eres, porque como dice Meghan Trainor “cada centímetro de tu cuerpo es perfecto desde abajo hasta arriba”.

Lee este mismo artículo en inglés: Bikini challenge

Anuncios